Veraneando with our peludetes

Veraneando with our peludetes

verano, y por ello desde MascotaSana queremos daros unos breves consejos a tener en cuenta a la hora de trasladarnos con nuestra mascota. En la entrada de hoy nos centraremos en gatos, perros y hurones.

Vamos al extranjero

Si vamos a viajar con nuestro perro, gato o hurón desde España a un país de la Unión Europea, es necesario que el animal viaje acompañado de su Pasaporte Veterinario (regulado en el Reglamento (UE) nº 576/2013). Todos los animales con pasaporte deben tener asociado un numero de microchip.

Dentro de los apartados de este pasaporte tenemos que tener en cuenta:

1.La prueba de valoración de anticuerpos de rabia:

antes de viajar a países terceros (fuera de la zona UE) es importante rellenar esta sección para no tener problemas al regresar a la UE. La toma de muestra de sangre debe ser realizada por un veterinario autorizado al menos 30 días después de la vacunación antirrábica.

2. El tratamiento contra equinococcus:

para poder entrar en ciertos países (Reino Unido, Irlanda, Malta, Finlandia y Noruega) con nuestra mascota se exige un tratamiento con praziquantel, que debe ser administrado entre 24–120 horas antes de la entrada del animal en estos territorio.

Os dejamos un vídeo elaborado por el MAPAMA (Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente ) donde se explica cómo rellenar un pasaporte:

http://www.mapama.gob.es/es/ganaderia/temas/comercio-exterior-ganadero/desplazamiento-animales-compania/formacion_viajar_mascotas.aspx.

En el caso de que el país de destino sea el Reino Unido, existen requisitos específicos que podéis consultar en https://www.gov.uk/take-pet-abroad

Para viajar a un país tercero nuestra mascota deberá cumplir los requisitos que pida dicho país, por eso os recomendamos informaros en el consulado o embajada de dicho país, así como consultar la información disponible en el apartado de exportación de animales de compañía del ministerio http://cexgan.magrama.es/Modulos05/Publico/InformacionMercados.aspx?proc=7

Nos quedamos en España

 

Si decidimos no salir de nuestro país, tenemos que diferenciar si en nuestras vacaciones nos vamos a mover en tren, avión o coche.

1.Si vamos a viajar en tren:

tenemos que tener en cuenta que en los servicios de AVE, Larga Distancia, Avant y Media Distancia Convencional están admitidos animales cuyo peso máximo no exceda de 10 Kg,siempre dentro de una jaula, transportín u otro tipo de contenedor cerrado cuyas medidas sean 60x35x35 cm. Nuestra mascota viajará con un billete sin ocupar plaza. En este caso se admite como máximo un animal por viajero.

En los servicios de Cercanías y Feve los perros y hurones, si no son transportados en jaulas, deberán viajar provistos de bozal y cadena o correa no extensible con una longitud no superior a 1,5m., debiendo estar sujetos permanentemente. Aquí nuestra mascota viajará sin billete y sin ocupar plaza.

Por último, los perros guía y de asistencia, pueden viajar gratuitamente acompañando a sus dueños.

2. Si vamos a viajar en avión:

Es importante si vas a viajar en avión con tu mascota que te informes a través de tu aerolínea sobre las condiciones del transporte así como los requisitos del tipo de trasportín homologado que te puedan exigir.Algunas aerolíneas aceptan perros y gatos menores de 6 kilos en cabina. En general, no existen reglas generales aplicables a todas las aerolíneas. Algunas no aceptan animales en sus vuelos durante los meses de calor, o sólo autorizan un número determinado de mascotas por vuelo y recientemente algunas que no aceptan las denominadas “razas braquicéfalas” por los riesgos que supone un viaje de esas características para ellas. Si vuestra mascota viaja en bodega podéis informaros si el avión cuenta con un área especializada para el transporte de mascotas.

3. Si viajamos en coche:

En este caso es importante tener en cuenta dos cosas principalmente, la ventilación y la sujeción de nuestra mascota.

Respecto a la ventilación es importante que el vehículo esté acondicionado a una temperatura de confort de 22 ºC.

En relación a la sujeción, contamos con varias opciones como el uso del cinturón de seguridad, el trasportín o la reja o malla separadora. No existe una legislación al respecto más que debemos asegurarnos la separación física entre el conductor y el animal y que éste se encuentre anclado a un elemento fijo del vehículo o en un compartimento separado.

Ni que decir tiene que el animal no debe ir en el asiento delantero del coche, ya que podría llegar sin problemas al conductor pudiendo causar la distracción de éste. No sería la primera vez que el perro intenta subirse en el regazo del dueño mientras conduce. Otra razón por la que no deben ir en el asiento delantero es el airbag. En caso de colisión, el airbag saltará pudiendo dañar a nuestra mascota, ya que está diseñado para la altura de un humano.

Dicho esto, es muy importante hacer hincapié en los métodos de retención más seguros:

Arnés:

Si vamos a llevar al perro en el asiento trasero enganchado al cinturón de seguridad, el animal deberá llevar puesto un arnés que sujete bien su cuerpo y no le cause lesiones en caso de frenazo brusco o accidente. Existen arneses acolchados para coche que serían los más recomendables. También se recomienda, si es posible, tener doble enganche al cinturón de seguridad por si el primero se suelta o se rompe. Aunque parezca increíble recalcar esto, bajo ninguna circunstancia debemos llevar al perro enganchado del collar, al igual que nosotros no nos pondríamos el cinturón de seguridad alrededor del cuello, por motivos evidentes. Un simple frenazo puede romperle la tráquea o el cuello a nuestro perro provocándole la muerte.

Trasportín:

Si el método de retención elegido es el traspontín, el sitio más seguro para llevarlo es en el suelo del automóvil de los asientos traseros, ya que en caso de colisión, existe menos espacio para que la caja salga despedida. Se puede también anclar con el cinturón de seguridad, pero en caso de accidente puede ser que la caja se resbale, ya que el cinturón no está pensado para éste tipo de elementos.

Reja o malla separadora:

Existen dos tipos de rejas o mayas separadoras, las que separan la parte delantera de la parte trasera del coche y la que separa el maletero del resto del coche. Debemos recordar que un animal puede ir en el maletero únicamente si éste comunica con el resto del coche. En cualquiera de los dos casos, es mucho mejor la barra metálica fija, ya que la malla de tela, en caso de accidente puede no frenar al animal. Si elegimos la malla de tela, debemos asegurarnos de que es de buena calidad y tiene buena resistencia a la tensión.

Por último, queremos insistir en la importancia de que el animal vaya sujeto en el coche, ya que en un choque a 50km/h, el animal multiplica su peso por 35. Por ejemplo, un perro de 20kg impactaría con una fuerza de 500kg contra el conductor, el parabrisas o el resto de pasajeros, lo que puede suponer la muerte de la persona y por supuesto del animal, cuando si hubiese estado sujeto no habríamos tenido más que un susto.

En todos los casos, tenemos que evaluar previamente la tolerancia a los viajes de nuestra mascota, por eso os recomendamos realizar pequeños desplazamientos previos simulando las condiciones del viaje (en el caso del tren o el coche). De esta forma podemos detectar señales de estrés que permitan adelantarnos a determinados comportamientos (jadeos, vocalizaciones, etc. ) En el mercado existen productos que podemos utilizar en estos casos, tanto de prescripción veterinaria como productos donde no es necesaria tal prescripción como los basados en feromonas.

Si decidimos optar por viajar sin nuestra mascota, desde MascotaSana os recomendamos visitar previamente la residencia, la guardería del centro veterinario o la casa escogida para albergar a vuestra mascota. Es importante que conozca de antemano el sitio donde va a alojarse, así como a los posibles cuidadores. Suele recomendarse visitar el centro después y antes de nuestras vacaciones, alojar a nuestra mascota un par de días para que se acostumbre y sepa que después de estar allí sus dueños “vuelven”.

Suele decirse que los perros y los gatos son los dueños de sus casas y es que, en el caso de los gatos es cierto que muchos de ellos sufren estrés al trasladarse de domicilio y es por ello por lo que suele recomendarse dejar al animal en casa y que algún familiar (y si no es posible, un cuidador) le visite todos los días proporcionándole agua, comida y juego.

En el caso de los hurones, es importante que el centro o el cuidador este acostumbrado a esta especie y conozca sus necesidades, así como su forma de juego. Hoy en día hay residencias especializadas en animales “exóticos” y quizás sean estas la mejor opción para los dueños de hurones.

Esperamos que estos consejos os hagan más fácil moveros de vacaciones con vuestros peludos.